Procedimientos Área pacientes

La Tendinitis rotuliana es frecuente en deportistas que precisan la carrera y el salto para el desarrollo de su actividad (baloncesto, fútbol, tenis, voleibol y otros deportes). Se desencadena frecuentemente por el sobre uso, por estrés y alta demanda (como el sprint) o por el trabajo deportivo muy repetitivo. También es una lesión de rodilla que puede ser frecuente en determinadas profesiones que impliquen maniobras de alta intensidad.

La tendinitis rotuliana es una lesión frecuente en personas de 30 a 40 años, aunque en los últimos años la actividad deportiva intensa se prolonga hasta edades más avanzadas y es cada vez más frecuente ver estos casos.
Es una lesión muy dolorosa y limitante con afectación de la parte anterior de la rodilla, justo por debajo de la rótula, que limita en gran medida la práctica del deporte y en ocasiones obliga al reposo.

El tendón rotuliano es un fuerte tendón localizado por debajo de la rótula. Se inserta en la tuberosidad tibial, y forma parte de lo que se denomina” aparato extensor de la rodilla”. Esto contribuye al trabajo de flexión y extensión activa de la rodilla, “motor” imprescindible para caminar o desempeñar cualquier actividad física.

Al igual que en todos los casos de tendinitis , la tendinitis rotuliana constituye inflamación, degeneración (tendinosis) o microroturas del tendón rotuliano y el tejido que lo rodea. Esto lleva al dolor y molestias en la zona frecuentemente justo por debajo de la rótula.

Las actividades que requieren una gran cantidad de saltos o cambios rápidos de dirección son particularmente estresantes para el tendón rotuliano.

Otro componente que puede influir en el desarrollo de tendinitis rotuliana es el desequilibrio muscular en al musculatura del muslo, lo que provoca una tracción incorrecta del tendón y llega a dañar sus fibras.

En ocasiones aparece también inflamación en el tejido de inserción del tendón rotuliano en la rótula, constituyendo el término ”entesitis“ La entesitis complica el pronóstico de la tendinitis rotuliana, pues precisará un tratamiento más duradero y más intenso.

 

¿ Cuáles son los síntomas de la tendinitis rotuliana y cómo se diagnostica ?

El principal síntoma de tendinitis rotuliana es el dolor en el área justo debajo de la rótula que empeora en el desarrollo de actividades como caminar, correr, saltar o colocarnos de rodillas. Puede aparecer inflamación, engrosamiento del tendón y a veces crepitación o chasquidos con el movimiento de la rodilla.

En ocasiones se hace necesario el uso de la ecografía, para visualizar edema o engrosamiento del tendón o calcificaciones. En otras ocasiones recurrimos a la Resonancia magnética para definir mejor la lesión y valorar si existe degeneración tendinosa o lesiones de los tejidos cercanos.

Tendinitis rotuliana

¿ Cuáles son los tratamientos de la tendinitis rotuliana ?

El mejor tratamiento debe ser la prevención, mediante un buen equilibrado de la musculatura del muslo, trabajo de estiramientos y un buen programa de ejercicios isométricos y excéntricos.

La terapia con ejercicios excéntricos es ampliamente utilizada en el tratamiento fisioterápico de la tendinitis rotuliana, aunque en las últimas revisiones se propone la terapia de ejercicios mediante carga progresiva como más favorable en la resolución del problema. 

 

¿En qué consisten los ejercicios de carga progresiva?

Los ejercicios de carga progresiva suelen incluir ejercicios isométricos ( estáticos ), ejercicios isotónicos ( dinámicos ) y ejercicios de carga explosiva , siempre dentro de los límites del dolor. 

El ejercicio isométrico ayudará a la mejora del dolor y los síntomas inflamatorios.

Los ejercicios de carga excéntrica ayudarán a la reparación del tendón.

Los ejercicios de carga progresiva ayudarán a la potenciación y reorientación de las fibras del tendón consiguiendo una recuperación funcional más eficiente y duradera en relación al trabajo exclusivo mediante ejercicios excéntricos.