Procedimientos Área pacientes

Choque femoroacetabular. Artroscopia de cadera.

La artroscopia de cadera, aunque tiene su origen en los años 30, ha aumentado de forma importante en cuanto a sus indicaciones en el tratamiento en los últimos 20 años. Tiene un especial auge en el momento actual en el tratamiento de determinadas patologías deportivas , llevándonos progresivamente a utilizarla como técnica fundamental en el diagnóstico y tratamiento de las lesiones articulares de cadera en el paciente joven o de mediana edad.

La cirugía artroscópica ha progresado de forma muy importante en las últimas décadas, pudiendo solucionar gran parte de los problemas articulares.

Tiempo de recuperación tras artroscopia de cadera

Mediante incisiones milimétricas y control de radioscopia podemos acceder al interior de la articulación. El Equipo de artroscopia permite mediante una cámara de alta definición conectada a un monitor, un haz de luz de fibra óptica y pequeños instrumentos quirúrgicos, reparar los tejidos dentro de la articulación.

Esto permite una rápida recuperación debido a la mínima lesión de los tejidos musculares, a diferencia de la cirugía abierta.
La artroscopia de cadera en las lesiones del complejo condro-labral nos permite suturar y reparar el labrum, mediante unos implantes especiales y suturas que se anclan al hueso.

La cirugía artroscópica en la cadera tiene algo más de dificultad que en otras articulaciones, y precisa de más experiencia y curva de aprendizaje.
Este tipo de técnicas nos permiten un tratamiento precoz de las lesiones de la cadera, retrasando el proceso degenerativo de la articulación que podría llevar a un implante de prótesis de cadera.

Las indicaciones de la artroscopia de cadera son fundamentalmente el choque femoroacetabular, las roturas del Labrum, las lesiones postraumáticas y lesiones del cartílago y las alteraciones o infecciones en los tejidos articulares y periarticulares.

¿Qué es el Choque femoroacetabular?

El choque femoroacetabular suele presentarse en pacientes jóvenes, habitualmente ante sobrecargas en flexión de la cadera o en actividades deportivas de impacto. Suele aparecer dolor en la ingle y dificultad para la flexión y rotación interna máximas de la cadera. En ocasiones el dolor suele referirse hacia la zona glútea, zona de espina ilíaca o región trocantérica. Pueden aparecer tendinitis recurrentes y, aunque el dolor suele aumentar ante actividades de impacto, también lo suele hacer ante periodos largos de sedestación.

El conflicto femoroacetabular supone un conflicto de espacio entre la unión cervicocefálica ( cabeza y cuello ) del fémur y el labrum acetabular. Esto provoca un roce, un daño progresivo del labrum, del cartílago acetabular y un desarrollo precoz de artrosis en la zona.

Las causas del pinzamiento o conflicto femoroacetabular pueden ser de origen:

– Acetabular ( Tipo Pincer ) , donde se altera la profundidad y orientación del acetábulo en retroversión, con crecimiento óseo anterior, osificación del reborde del cartílago, sobrecubrimiento de la cabeza femoral y afectación progresiva del labrum.

– Femoral ( Tipo Cam ) donde se altera la esfericidad de la cabeza femoral o por aumento del off-set articular y da lugar a la aparición de una imagen en giba anterior y a lesiones del labrum anterosuperior.

En la mayoría de los pacientes las causas son mixtas, femorales y acetabulares ( Cam y Pincer están presentes simultáneamente ). Esto provoca el roce repetido, lesiones del cartílago y rotura o despegamiento del labrum.

Técnicas de Exploración, Test provocativos y técnicas de imagen

Suele aparecer dolor en la ingle, que puede irradiar hacia la cara anterior del muslo o hacia la zona glútea. En pacientes atletas o que desarrollen sobrecargas repetitivas el dolor y la limitación funcional suelen ser más evidentes.

El “signo de la C” es una forma en la que el paciente localiza el dolor, colocando la mano sobre el trocánter mayor, el pulgar en la zona glútea y el índice en la zona inguinal.  El dolor suele empeorar de forma progresiva, inicialmente en actividades deportivas. En otras ocasiones el dolor puede aparecer en reposo, cuando el paciente permanece sentado largo tiempo y pueden aparecer de forma progresiva dificultad para la flexión y rotación interna máximas en la cadera.

El dolor suele aumentar de forma importante al estar de cuclillas

En otras ocasiones aparece un dolor intenso y agudo, con características inflamatorias y percepción de chasquidos. Estos síntomas son mas evidentes cuando existe una rotura del labrum.

La exploración física nos puede ayudar en el diagnóstico, fundamentalmente mediante algunos signos cínicos. La movilidad de la cadera suele estar conservada, pero progresivamente se pueden afectar la flexión, la rotación interna y la aducción de la cadera.

-Test de Impingement de Fadir

El test de Impingement es positivo si aumenta el dolor ante la flexión máxima, aducción y rotación interna de la cadera.

– Maniobra de Faber

En posición de abducción forzada y rotación externa se aplica presión sobre la rodilla y se mide la distancia vertical sobre el borde de la camilla.

-Maniobra de Aprehensión

La maniobra de aprehensión muestra dolor ante las maniobras de flexión y rotación externa ejerciendo presión sobre la rodilla.

-Maniobra de Log Roll

La Maniobra de Log Roll (rotación de la cabeza femoral ante la flexión sin ejercer presión ) son también de utilidad para el diagnóstico.

– Radiografía simple

 La radiografía simple suele identificar anomalías óseas articulares, signos directos de pinzamiento y valorar presencia de artrosis.

– TAC

Proporcionará imágenes mucho más detalladas sobre la morfología articular, sus angulaciones e anteversión o retroversión y deformidades o pinzamientos asociados.

– Artro Resonancia de Cadera

Es la prueba más utilizada y que más información aporta al diagnóstico. Utiliza un contraste intraarticular definiendo mucho mejor la articulación de la cadera, lo que nos permite visualizar las lesiones del labrum y del cartílago articular, anomalías articulares y óseas. También nos permite visualizar lesiones de partes blandas asociadas como tendinitis,bursitis, sinovitis y para ayudarnos en la detección de lesiones asociadas.

¿Cómo se realiza la Artroscopia de cadera?

El tratamiento quirúrgico suele indicarse en casos sintomáticos con persistencia de limitación y dolor tras varios meses de tratamiento conservador.

El paciente suele colocarse en una mesa de tracción, pues la articulación de la cadera es un espacio “cerrado“. La tracción consigue aumentar el espacio entre la cabeza femoral y el acetábulo y crear un espacio virtual donde poder trabajar y visualizar el labrum acetabular.

Se utilizan varias incisiones de unos pocos milímetros denominadas “portales”, habitualmente denominados PALA (portal anterolateral ) y DALA ( portal anterodistal ), identificando previamente la espina ilíaca anterosuperior y el trocánter mayor del fémur. Habitualmente son suficientes para poder realizar el procedimiento de artroscopia de cadera.

Siempre debemos ir guiados por control radioscópico para identificar la angulación del cuello femoral y las diferentes variaciones anatómicas interpaciente.

¿Cuándo está indicada una artroscopia de cadera?

Los problemas médicos más habituales son

   1- El tratamiento del Choque Femoroacetabular

   2- La reparación de las Roturas del Labrum

   3- El tratamiento de las Lesiones postraumáticas

   4- La extracción de Elementos extraños

   5- El tratamiento de las Alteraciones sinoviales

   6- El tratamiento de las Bursitis trocantéricas recalcitrantes

Recuperación y tratamiento tras artroscopia de cadera

La cirugía suele reducir la sintomatología en relación con el choque femoroacetabular en un gran porcentaje de los pacientes.

Mediante la artroscopia de cadera podemos conseguir la eliminación de la giba femoral y del reborde acetabular, la reparación de las lesiones del labrum y la eliminación de restos de cartílago.

Es importante el diagnóstico individualizado en cada paciente, pues pueden existir otras alteraciones no solucionables mediante esta técnica. La artroscopia suele ser muy efectiva para la resolución de roturas del labrum, deficiencias del ligamento iliofemoral, extracción de cuerpos libres articulares y reparación del pinzamiento femoroacetabular. También ha mostrado efectividad clara en el tratamiento de lesiones extraarticulaes como el resorte interno y externo de la cadera.

Contraindicaciones artroscopia de cadera

– El desarrollo de una artrosis moderada debe considerara la realización de esta técnica, siendo contraindicación la pérdida de más del 50% del espacio articular

– La existencia de Lesiones extensas del cartílago

– Lesiones complejas o completas del labrum (no reparables)

– La presencia cambios tipo Artritis puede llevar a un resultado no satisfactorio tras la artroscopia.

– Secuelas de enfermedades de la infancia, como enfermedad de Perthes, Epifisiolisis de cabeza femoral o displasia de cadera.

"Mi Compromiso es tu Salud y el Trabajo en Equipo. Intentaré explicarte qué es lo que te ocurre y trabajaremos juntos para resolver el problema. "


Pedir cita