Procedimientos Área pacientes

Tendinitis de De Quervain

La Tendinitis de De Quervain es una dolencia afecta a los tendones abductor largo y extensor corto del pulgar y es una de las tendinitis más frecuentes en la muñeca y mano, afectando al primer compartimento extensor de la muñeca. Cuando afecta también a as vainas sinoviales que rodean a estos tendones la denominamos “ Tenosinovitis”.

La Tendinitis de De Quervain es más frecuente en mujeres entre 30-50 años, en relación fundamentalmente con actividades que impliquen una sobrecarga repetitiva a este nivel. Se ha denominado a este problema como “síndrome de la madre primeriza”, por las múltiples sobrecargas en la muñeca en las tareas de cuidado de un bebé. Otras actividades repetitivas que pueden provocar esta tenosinovitis son la mecanografía, el uso de ratón de ordenador, trabajos que impliquen un movimiento repetitivo de muñeca y mano, peluquería, jardinería etc.

 Existe un aumento de incidencia de la tendinitis de De Quervain en pacientes con reumatismos, tales como Artritis Reumatoide. Aunque es menos frecuente, también puede aparecer ante eventos traumáticos.

¿Cuáles son los síntomas y cómo se diagnostica la tendinitis de De Quervain?

Habitualmente los pacientes con tendinitis de De Quervain consultan por dolor en la cara externa de la muñeca que aumenta a la movilización del pulgar. Suele existir tumefacción y cierta inflamación en la base del pulgar, que aumenta a la presión en la zona, ante rotaciones de la muñeca y el dolor suele irradiarse hacia el antebrazo. La extensión del pulgar contra resistencia suele aumentar la sintomatología y en ocasiones puede existir limitación de la movilidad articular.

El “Signo de Finkelstein” es característico en la exploración física, aumentando intensamente el dolor cuando se realiza una desviación cubital del carpo. El ”Signo de Brunelli” o extensión completa del pulgar con la muñeca en desviación radial se ha considerado como más específico.

Igualmente hay que diferenciar esta tenosinovitis de otras causas de dolor similar, tales como la artrosis trapeciometacarpiana o rizartrosis. En el diagnóstico, el estudio mediante Ecografía puede ser útil en algunos casos en el diagnóstico diferencial, aunque por lo general no precisa estudios de imagen para el diagnóstico. La ecografía nos confirmará la presencia de engrosamiento de los tendones y líquido en la vaina sinovial (tenosinovitis).

Tratamiento de la tenosinovitis de De Quervain

Tratamiento conservador o de restauración funcional

El tratamiento mediante terapias antiinflamatorias y ejercicios suele dar buena respuesta en los pacientes con tendinitis de De Quervain, aunque la recuperación completa puede suponer semanas o meses de tratamiento. Los ejercicios ayudan a conseguir el reequilibrado muscular y a fortalecer la musculatura antebraquial, claves para la mejora de la inflamación en la zona de inserción. Es importante crear una rutina de ejercicios, y ser constante durante varias semanas para conseguir resolver el problema. Podemos ayudar con una terapia antiinflamatoria vía oral, insistiendo en que rara vez la terapia antiinflamatoria de forma exclusiva será capaz de resolver el problema. El hielo tras los ejercicios puede ser útil para reducir el dolor y la inflamación.

El tratamiento fisioterápico combinado puede ayudar a acelerar el proceso de recuperación mediante tratamientos locales para el control de la inflamación y terapia de restauración muscular antebraquial.

Igualmente es importante el cambio en los patrones de uso de la mano para evitar posiciones y actividades que agraven los síntomas. El cambio o la modificación de la actividad o el puesto de trabajo pueden ralentizar o mejorar la progresión de la tenosinovitis.  Es de vital importancia la suspensión de cualquier actividad que pueda desencadenar este problema, pues en caso contrario estaremos manteniendo la inflamación y podemos cronificar la inflamación tendinosa.

Inmovilización parcial mediante férula ortopédica

Existen múltiples férulas para inmovilización del primer radio. Habitualmente se utilizan férulas termoplásticas con anclajes en velcro que inmovilizan la muñeca y el primer dedo. Es importante la inmovilización durante la noche o durante varias horas al día, para mantener el reposo funcional de la articulación.

Tratamiento mediante técnicas de infiltración

Las técnicas de infiltración suelen reservarse para casos altamente limitantes, gran descompensación inflamatoria o cuando han fracasado las terapias previas. Suelen utilizarse combinaciones de anestésico locas con corticoides de depósito, que ayudarán al control de la inflamación durante varias semanas.

Cirugía para la tendinitis de De Quervain

La decisión quirúrgica se basa principalmente en la severidad de los síntomas y si no se encuentra alivio mediante el tratamiento no quirúrgico.

La cirugía consiste en un procedimiento ambulatorio en el cual liberamos la vaina tendinosa del primer compartimento y eliminamos el tejido inflamatorio para disminuir la presión y restaurar el deslizamiento correcto de los tendones afectados.

Tras la cirugía se debe iniciar igualmente un programa de rehabilitación para fortalecer la musculatura y adquirir una rutina diaria para intentar prevenir nuevas recaídas.

"Mi Compromiso es tu Salud y el Trabajo en Equipo. Intentaré explicarte qué es lo que te ocurre y trabajaremos juntos para resolver el problema. "


Pedir cita