Procedimientos Área pacientes

Luxaciones de hombro

El hombro es una articulación compleja donde existe un equilibrio funcional entre tendones, ligamentos, músculos y estructuras articulares. Las lesiones por inestabilidad del hombro afectan a las estructuras estabilizadoras del hombro, fundamentalmente ligamentarias y a combinación de lesiones de estas estructuras. Son lesiones que pueden limitar de una forma importante la funcionalidad del paciente; entre ellas destaca la luxación del hombro.

¿Cómo se produce la luxación de hombro y qué síntomas tiene?

La luxación de hombro es un evento traumático que supone la rotura de los ligamentos estabilizadores de la articulación y de la cápsula articular, lo que provoca la pérdida del contacto de la articulación glenohumeral, articulación principal del hombro (formada por la cabeza del húmero y la glenoides ).

El diámetro de la cabeza humeral es tres veces mayor que el de la glenoides. Esta incongruencia se suple mediante el labrum glenoideo, que es un anillo de recubrimiento fibrocartilaginoso que aumenta el diámetro efectivo de la glenoides respecto a la cabeza humeral. El labrum cobra una importancia especial en la estabilidad y congruencia de la articulación principal. 

La mayoría de las Luxaciones del Hombro son Luxaciones Anteroinferiores, donde la cabeza del húmero se desplaza hacia adelante, lesionando los tejidos blandos de la parte anterior del hombro. Son más frecuentes en el varón joven, en el brazo dominante y suelen ocurrir tras traumatismos deportivos o ante accidentes.

Los principales síntomas de la luxación de hombro son dolor, deformidad en la articulación y pérdida de la movilidad del hombro. Suele existir un gran espasmo muscular, en ocasiones alteración en la sensibilidad del brazo y la mano por lo que puede precisar maniobras específicas y personal especializado para reducir la luxación. La subluxación del hombro puede implicar una lesión parcial de los ligamentos estabilizadores. En estos casos la cabeza humeral no se luxa completamente.

Tras una luxación de hombro el paciente realizará reposo funcional con el brazo en cabestrillo, control inflamatorio e iniciará de forma progresiva un intenso programa de rehabilitación. Debemos trabajar para recuperar el balance articular, potenciar la musculatura y mejorar la propiocepción para evitar posibles nuevos episodios de luxación u otras lesiones de hombro.

Lesiones del Labrum. Lesión de Bankart

Es importante realizar un estudio exhaustivo en nuestra consulta de Traumatología para detectar las lesiones traumáticas relacionadas con el episodio de luxación. Habitualmente utilizamos la Resonancia Magnética o la Artro-Resonancia de Hombro.

La resonancia aporta información sobre las estructuras capsulares y ligamentarias lesionadas, permite confirmar si existe lesión del labrum anteroinferior (Lesión de Bankart ) o la existencia de Lesión de Hill Sachs (fractura por impacto en la cabeza humeral provocada en el episodio de luxación)

Las lesiones del labrum pueden implicar inestabilidad por provocar incongruencia de la articulación en los movimientos habituales. De hecho, en las luxaciones repetitivas del hombro suelen encontrarse habitualmente roturas del labrum anterior e inferior.

La Luxación recidivante de hombro supone más de un episodio de luxación del hombro.  No necesariamente implica un gran gesto traumático. Si existe lesión de los ligamentos estabilizadores la luxación puede ocurrir ante un pequeño traumatismo o un movimiento forzado.

Artroscopia de hombro en la luxación Glenohumeral

slap hombro

El tratamiento mediante Artroscopia de Hombro se debe realizar en pacientes con signos de inestabilidad del hombro y presencia de lesiones asociadas.En determinados atletas de alto nivel se puede estabilizar la articulación tras el primer episodio de luxación, sobre todo si practican deportes de contacto con muy alta demanda en miembros superiores, pues la incidencia de nuevas luxaciones es alta en estos casos si no reparamos la lesión.

Mediante la Artroscopia de Hombro tendremos una visión directa del interior de la articulación y de las lesiones que ha provocado el traumatismo.

Existen varios tipos de lesiones diferentes a la lesión de Bankart que afectan a la estabilidad

Lesión ALPSA (anterior labroligamentous periosteal sleeve avulsion)

Corresponde al desgarro del labrum y del ligamento glenohumeral inferior. Suelen estar asociados a desprendimiento el periostio. Labrum y ligamento glenohumeral inferior se desplazan y rotan medial e interiormente, originando un tejido cicatricial

Lesión de PERTHES

El labrum puede aparecer situado en posición normal aunque está desgarrado y por tanto, alterado funcionalmente. El periostio escapular anterior está despegado.

Lesión tipo HAGL ( humeral abulsion of the glenohumeral ligament)

En ocasiones se asocia a la lesión de Bankart y consiste en un desgarro del ligamento glenohumeral inferior en su lugar de inserción en el húmero. Si se arranca un pequeño fragmento óseo de la inserción del húmero se denominaría BHAGL ( bone-HAGL)

Lesión tipo GLAD (glenoid labrum articular disruption ) o GARD ( glenoid articular rim divot)

Corresponde a un desgarro parcial del labrum anterior con un defecto del cartílago articular de la glenoides.

 

Mediante la Artroscopia de Hombro conseguiremos estabilizar nuevamente la articulación y aumentar la congruencia articular. La mayoría de las intervenciones precisan sutura del labrum mediante unos anclajes especiales   y plicatura de la cápsula anterior del hombro. Existen muchas técnicas de reparación de la inestabilidad, cada una con sus indicaciones.

Postoperatorio y recuperación de la luxación de hombro

La artroscopia de hombro suele realizarse con Anestesia regional combinada con Anestesia General, permitiendo eliminar el dolor durante las siguientes 18 a 24 horas tras la intervención. Esto nos permite dar el alta al domicilio en ocasiones el mismo día tras la intervención con analgésicos simples y con muy buen control del dolor. En la Clínica del Dr. José Ignacio Eugenio Díaz somos especialistas en este tipo de tratamientos para las lesiones de hombro.

Es importante tras la reparación de la inestabilidad, mantener el brazo con un cabestrillo, permitiendo ejercicios pasivos y pendulares a los pocos días tras la intervención. El paciente iniciará de forma progresiva un programa intensivo de Fisioterapia y Rehabilitación mediante ejercicios pasivos iniciales y ejercicios activos a partir del mes tras la intervención. Debemos evitar esfuerzos y sobrecargas en los primeros tres meses , pues se hace necesario que el labrum reparado se integre nuevamente en el hueso. La incorporación al deporte suele iniciarse entre las 12 y 16 semanas.

"Mi Compromiso es tu Salud y el Trabajo en Equipo. Intentaré explicarte qué es lo que te ocurre y trabajaremos juntos para resolver el problema. "


Pedir cita