Procedimientos Área pacientes

Tendinitis rotuliana

La Tendinitis rotuliana es frecuente en deportistas que precisan la carrera y el salto para el desarrollo de su actividad (baloncesto, fútbol, tenis, voleibol y otros deportes). Se desencadena frecuentemente por el sobre uso, por estrés y alta demanda (como el sprint) o por el trabajo deportivo muy repetitivo. También es una lesión de rodilla que puede ser frecuente en determinadas profesiones que impliquen maniobras de alta intensidad.

La tendinitis rotuliana es una lesión frecuente en personas de 30 a 40 años, aunque en los últimos años la actividad deportiva intensa se prolonga hasta edades más avanzadas y es cada vez más frecuente ver estos casos.
Es una lesión muy dolorosa y limitante con afectación de la parte anterior de la rodilla, justo por debajo de la rótula, que limita en gran medida la práctica del deporte y en ocasiones obliga al reposo.

El tendón rotuliano es un fuerte tendón localizado por debajo de la rótula. Se inserta en la tuberosidad tibial, y forma parte de lo que se denomina” aparato extensor de la rodilla”. Esto contribuye al trabajo de flexión y extensión activa de la rodilla, “motor” imprescindible para caminar o desempeñar cualquier actividad física.

¿Qué es la tendinitis rotuliana?

Al igual que en todos los casos de tendinitis , la tendinitis rotuliana constituye inflamación, degeneración (tendinosis) o microroturas del tendón rotuliano y el tejido que lo rodea. Esto lleva al dolor y molestias en la zona frecuentemente justo por debajo de la rótula.

Las actividades que requieren una gran cantidad de saltos o cambios rápidos de dirección son particularmente estresantes para el tendón rotuliano.

En ocasiones aparece también inflamación en el tejido de inserción del tendón rotuliano en la rótula, constituyendo el término ”entesitis“ La entesitis complica el pronóstico de la tendinitis rotuliana, pues precisará un tratamiento más duradero y más intenso.

¿Cuáles son los síntomas de la tendinitis rotuliana y cómo se diagnostica?

El principal síntoma de tendinitis rotuliana es el dolor en el área justo debajo de la rótula que empeora en el desarrollo de actividades como caminar, correr, saltar o colocarnos de rodillas. Puede aparecer inflamación, engrosamiento del tendón y a veces crepitación o chasquidos con el movimiento de la rodilla.

En ocasiones se hace necesario el uso de la ecografía, para visualizar edema o engrosamiento del tendón o calcificaciones. En otras ocasiones recurrimos a la Resonancia magnética para definir mejor la lesión y valorar si existe degeneración tendinosa o lesiones de los tejidos cercanos.

¿Cuál es el tratamiento de esta lesión?

El caso de aparición de dolor y limitación funcional en la zona, en la fase aguda, se recomiendan medidas de reposo, hielo, elevación y compresión en la rodilla. Es importante la eliminación del deporte o actividad que ha provocado el problema, y evitar el gesto de saltar mientras duren los síntomas. Debe colocar frío o hielo local para disminuir los signos inflamatorios locales siempre que aparezca inflamación aguda.

En general, el tratamiento  consiste en iniciar un programa de rehabilitación avanzada y recuperación funcional.
El tratamiento rehabilitador suele realizarse durante uno o dos meses donde se realizarán ejercicios en descarga ( sin apoyo ) y progresivamente en carga parcial, complemento con múltiples técnicas de fisioterapia como magnetoterapia, onda corta, ondas de choque etc.

 

La tendinitis rotuliana en el deporte profesional

Son varios los deportistas de élite que han sufrido una tendinitis rotuliana –Rafael Nadal, sin ir más lejos- y suelen ser deportistas con una muy baja predisposición a las lesiones, pues tienen un apoyo fisioterápico continuado y con la máxima tecnología a su disposición.

A pesar de eso, debido a sobrecargas tan intensas, el cuerpo humano tiene sus límites y la tendinitis aparece. En el caso de los futbolistas o tenistas, el sprint continuado no es beneficioso para la dinámica del tendón y, a pesar de los múltiples tratamientos, en fases de dolor e inflamación el rendimiento físico disminuye y es probable que precise reposo funcional durante los momentos de gran agudización.

¿Son beneficiosas las infiltraciones?

Las infiltraciones con corticoides pueden beneficiar puntualmente, y permitir el desarrollo de actividad física sin dolor, pero ante un tendón muy dañado o la presencia de calcificaciones puede aumentar el riesgo de rotura parcial o incluso rotura completa del tendón.

La infiltración con factores de crecimiento, células madre o prp es una opción que se ha planteado también en este tipo de deportistas; de hecho se atribuye la mejoría de la tendinitis rotuliana por la capacidad regenerativa de estas células. En cualquier caso, siempre debe considerarse como un tratamiento de segundo nivel, cuando han fracasado el resto de tratamientos aplicados y en casos de necesidad de reincorporación inmediata al máximo rendimiento.

¿Existen opciones de cirugía?

La cirugía se debe reservar para casos muy rebeldes. Se pueden combinar técnicas mediante artroscopia y cirugía abierta y la función de la cirugía suele ser eliminar los tejidos cicatriciales y realizar pequeñas incisiones longitudinales para incentivar la regeneración tendinosa. Igualmente se puede trabajar mediante artroscopia en la inserción rotuliana en el polo distal de la rótula.

Ejercicios para tendinitis rotuliana

Los ejercicios a realizar deben constar de un programa de estiramientos acompañado de un fortalecimiento progresivo de la musculatura de la rodilla y muslo, haciendo especial hincapié en los ejercicios excéntricos de la rodilla.
Los ejercicios excéntricos consiguen un elongamiento de los extremos musculares manteniendo la contracción muscular y son mucho más eficaces en el tratamiento de tendinopatías que los ejercicios concéntricos.

"Mi Compromiso es tu Salud y el Trabajo en Equipo. Intentaré explicarte qué es lo que te ocurre y trabajaremos juntos para resolver el problema. "


Pedir cita