Procedimientos Área pacientes

Hallux valgus: Juanete

¿Qué es un Juanete o Hallux Valgus?

El Hallux Valgus o Juanete es una deformidad progresiva de la articulación metatarsofalángica del primer dedo del pie. Se relaciona con el sexo femenino, la sobrecarga y el uso de calzado de tacón con forma de punta. También tiene relación con determinados reumatismos. Suele haber un componente estético, debido a la aparición progresiva de induración interna, exostosis o bunion, comúnmente llamado juanete. Esta induración en ocasiones provoca dolor y afectación funcional en la marcha.

¿Cómo se produce el Juanete o Hallux Valgus?

El Hallux Vagus o Juanete es la consecuencia de la desviación progresiva del primer dedo del pié hacia afuera ( abducto ) asociada a rotación del mismo en el plano frontal ( valgo ). El primer metatarsiano se desvía en varo, provocando una alteración de la articulación metatarsofalángica del primer dedo y a las estructuras capsuloligamentarias y musculares relacionadas. La subluxación progresiva de la articulación provoca la aparición de la induración interna llamada exóstosis, bunion o de forma común “juanete”.

Las causas son multifactoriales, existiendo un componente de sobrecarga de apoyo y uso de calzado estrecho e inadecuado que predisponen a la deformidad progresiva. Igualmente se ha hablado de causas genéticas o relacionadas con la herencia, laxitud articular o problemas relacionados con el medio y retropié.

Juanete: síntomas principales

La presencia de Hallux valgus o Juanete no necesariamente debe provocar dolor o limitación de la función, ni tampoco es necesaria su corrección quirúrgica.

En casos leves o con afectación estética únicamente se pueden utilizar modificaciones en el calzado y terapia de fortalecimiento y propiocepción.

En casos con mayor deformidad y con presencia de dolor y limitación funcional con el calzado habitual se deberá realizar un análisis mediante exploración, radiología y medición de determinados ángulos (metatarsofalángico, intermetatarsal, PASA, DASA…)  para considerar las posibles correcciones a nivel quirúrgico.

¿Cómo tratar los juanetes?

El tratamiento debe considerarse individualizado, según edad, situación y demanda funcional, deformidad, mediciones radiológicas o limitación de calidad de vida.

El tratamiento conservador debe realizarse junto al podólogo y el objetivo es mejorar la dinámica de la marcha y apoyo mediante uso de calzado fisiológico, ortesis o plantillas.

El tratamiento quirúrgico, por su parte, debe considerarse cuando las manifestaciones clínicas y radiológicas deban corregirse a nivel técnico, debiendo realizar un estudio completo y valorar las posibles técnicas quirúrgicas necesarias para conseguir una mejora funcional.

Igualmente debemos evaluar la presencia de problemas asociados que precisen corrección en el mismo acto como metatarsalgias o hiperapoyo metatarsal, dedos en garra o en martillo.

Existen técnicas de cirugía percutánea, recomendadas habitualmente para casos leves, donde se corrige la angulación mediante incicisiones milimétricas y fresas especiales.

La cirugía abierta requiere una incisión medial de pocos centímetros y habitualmente osteotomías, realineación de las estructuras óseas y fijación con grapas o tornillos. Aunque precisa una mayor incisión a la cirugía abierta es preferible en desviaciones moderadas, pues asegura una corrección más precisa.

En la cirugía abierta hay que vigilar la herida quirúrgica de forma más estrecha, aunque el postoperatorio es similar en cirugía percutánea y en cirugía abierta, pudiendo realizar el apoyo parcial desde el primer día.

"Mi Compromiso es tu Salud y el Trabajo en Equipo. Intentaré explicarte qué es lo que te ocurre y trabajaremos juntos para resolver el problema. "


Pedir cita