Procedimientos Área pacientes

Lesiones de tendones glúteo: Síndrome piramidal, isquiotibiales

Lesión de glúteo: Tendinitis glútea media

El dolor lateral de cadera continúa siendo un reto diagnóstico para el traumatólogo debido a sus múltiples causas. Entre ellas se encuentran las bursitis y trocanteritis, el resorte externo de cadera, las lesiones de los tendones glúteos, lesiones de la columna o las lesiones relacionadas con la cintilla iliotibial.

Forma parte del síndrome del corredor, pues su causa se fundamenta en los movimientos repetitivos de impacto. También puede ocurrir ante sobrecargas laborales.

Las tendinitis glúteas en atletas afectan sobre todo al tendón del glúteo medio.

El músculo glúteo medio se origina en la pelvis y se inserta en el trocánter mayor del fémur. Juega un papel importante en la marcha y en la estabilización de la cadera y ayuda en la flexión, extensión y rotación de la cadera.

tendinitis del gluteo medio

¿Qué Síntomas provoca la tendinitis de glúteo?

Suele provocar un dolor sordo en la cara lateral de la cadera, que aumenta cuando presionamos la bursa trocantérica y la inserción glútea en el trocánter mayor. También suele aumentar el dolor al ponernos de lado al dormir, subir escaleras o sobrecargas.

La exploración muestra dolor intenso a la presión de la bursa trocantérica, generalmente en la zona donde se inserta el glúteo medio en el trocánter del fémur.

Diagnóstico de tendinitis glútea media

El diagnóstico es fundamentalmente mediante la exploración física. En casos refractarios puede utilizarse la Ecografía o la Resonancia Magnética Nuclear, donde se puede apreciar aumento de intensidad en los tendones glúteos, la presencia de lesiones en el tendón o la existencia de calcificaciones.

¿Cuál es la solución a las tendinitis glútea media?

Tratamiento médico inicial

Generalmente se indica el reposo de actividades de sobrecarga y eliminar o modificar las posibles causas que pueden haber provocado este problema. Se recomienda iniciar tratamiento con Frio local o Antinflamatorios, para disminuir el dolor e inflamación de forma progresiva, pudiendo ser necesarias pautas continuadas durante varias semanas.

Es muy importante iniciar un programa de estiramientos y fortalecimiento específico, sobre todo de la región de la cintilla iliotibial o tensor de la fascia lata, con el fin de disminuir la sobrecarga, prevenir la persistencia o reaparición del problema.

tendinitis de gluteo

Terapia física - Rehabilitadora

En ocasiones es recomendable visitar al fisioterapeuta. Los tratamientos complementarios se enfocan sobre todo a la disminución de la inflamación de los tendones lesionados y a la realización de estiramientos y ejercicios que consigan re-equilibrar progresivamente el balance articular de la cadera y disminuir la fricción en la zona.

Entre los tratamientos rehabilitadores más utilizados se encuentran crioterapia, electroterapia, magnetoterapia y diferentes protocolos específicos de tratamiento.

Infiltraciones

La infiltración de un corticoide con anestésico local en la zona suele utilizarse en casos rebeldes o en casos con limitación funcional importante.

La técnica de infiltración consiste en introducir medicación directamente en la bursa trocantérica y en la zona cercana al tendón inflamado.

Terapia mediante ondas de choque

La terapia mediante ondas de choque está indicada en casos refractarios, que no han dado respuesta a tratamientos previos, fisioterapia, ejercicios, incluso infiltraciones.

Mediante una sonda aplicada en la piel, penetrando las ondas varios centímetros hacia la lesión. Han mostrado regeneración vascular y regeneración de tejidos, mediante la estimulación de los fibroblastos ( células que promueven la cicatrización ). Ha mostrado resultados muy satisfactorios en entesopatías, remitiendo el dolor crónico a las pocas semanas del inicio de tratamiento.

calcificaciones hombro causas

Cirugía

La cirugía se reserva para casos refractarios a los tratamientos realizados. Según el tipo de lesión se puede realizar cirugía mediante artroscopia de cadera o cirugía abierta. Se realiza cirugía de desbridamiento de las lesiones cicatriciales y reconstrucción de las lesiones tendinosas mediante plastias o reimplantes.

Lesiones de glúteo: Síndrome piramidal

El músculo Piramidal o Piriforme está situado profundamente dentro de la región de la cadera y los glúteos. Se inserta en el sacro (región inferior de la columna vertebral ) y en la parte superior del fémur ( trocánter mayor ) y forma parte de los músculos rotadores de la cadera. Su función es la rotación externa de la articulación de la cadera. Otros músculos rotadores externos son el Obturador interno, los géminos y el cuadrado crural.

El músculo piriforme es un músculo horizontal, que discurre justo por encima del agujero ciático y, por tanto, está en íntimo contacto con la salida del Nervio Ciático por la parte posterior del muslo.

tendinitis gluteo medio

¿Qué es el Síndrome Piramidal?

El síndrome del piramidal es relativamente frecuente en corredores, ya que interviene en la estabilización de la zancada y se sobrecarga ante ritmos de alta intensidad y los impactos repetidos. En otras muchas ocasiones aparece en personas que no practican deportes, incluso en personas muy sedentarias.

El músculo Piramidal se contractura y acorta su longitud de forma progresiva , irritando al nervio ciático que pasa por la misma zona. Esto causa dolor en la región glútea e incluso puede dar lugar a dolor referido en la espalda baja y el muslo.

Los pacientes con síndrome piramidal a menudo se quejan de dolor en la profundidad de la cadera y los glúteos , y por esta razón , el síndrome piriforme suele confundirse con un problema de ciática.

Síndrome Piramidal

De hecho, en muchas unidades de Columna Vertebral se evidencia esta patología, sobre todo en personas con gran sobrecarga ( corredores de fondo ) y también por la exploración del dolor pseudociático, que es menos llamativa en los signos clínicos y también algo menos limitante.

Es importante identificar el factor que está provocando la sobrecarga, y también los factores que pueden estar provocando una deficiencia biomecánica en la articulación de la cadera.

¿Cuáles son los factores que pueden influir en la aparición de este problema?

– Hacer ejercicio en superficies duras, como el cemento
– Hacer ejercicio en un terreno irregular
– Comenzar un programa de ejercicio después de un largo período de sedentarismo
– La excesiva intensidad o duración del ejercicio
– Hacer ejercicio con zapatos desgastados o mal ajustados
– Permanecer sentado/a durante largos periodos de tiempo
– Alteraciones de la marcha y de la pisada, escoliosis y dismetrías
– Problemas de columna como hernias discales y estenosis de canal
– Contracturas musculares lumbares crónicas
– otras

Síntomas del síndrome piramidal

El dolor propio del síndrome piramidal suele ser de características inflamatorias y es el síntoma más frecuente y evidente asociado con el síndrome piriforme.

Se suele describir como “quemazón”,” punzante”,” latigazo” en la región glútea o en la región profunda de la cadera, que irradia por la parte posterior del muslo o pierna. 

Suele aparecer debilidad, rigidez y una restricción general del movimiento de la cadera, sobre todo ante la rotación forzada o contra resistencia. En otras ocasiones aparecen alteraciones sensitivas o sensación de entumecimiento.

Las maniobras de exploración específicas para el dolor ciático pueden no ser concluyentes, y pueden identificarse puntos dolorosos que en ocasiones reproducen la irradiación por la irritación del nervio ciático.

¿Cuál es el Tratamiento del Síndrome Piramidal?

El síndrome del piramidal es un problema inflamatorio muscular, y por lo tanto debe ser tratado como cualquier otro tipo de lesiones de tejidos blandos. Inmediatamente después de una lesión, o en la reagudización del dolor, debe permanecer reposo, aplicar frío local o hielo, comprimir la zona y elevar la pierna afecta. Se recomienda mantener este régimen durante al menos las primeras 48 a 72 horas y solicitar atención especializada para identificar el problema.

La siguiente fase del tratamiento síndrome piramidal (después de las primeras 48 a 72 horas) implica una serie de técnicas de fisioterapia y ejercicios dirigidos para conseguir la relajación muscular progresiva.

Una vez que la mayor parte del dolor se ha reducido, es hora de pasar a la fase de rehabilitación y equilibrio muscular. El objetivo principal de esta fase es recuperar la fuerza, potencia, resistencia y flexibilidad.

¿Cómo puedo prevenir el síndrome piramidal?

La prevención es la clave de la solución del síndrome piramidal. Hay una serie de técnicas preventivas han mostrado ser la más importantes y efectivas.

1- Rutina de Calentamiento específico, para preparar los músculos y tendones para cualquier actividad física. Sin un buen calentamiento de los músculos y tendones no tendrán la tensión y elasticidad adecuadas. No habrá flujo de sangre hacia la zona de la cadera, que se traducirá en una falta de oxígeno y nutrientes para los músculos.

Antes de cualquier actividad, asegúrese de calentar a fondo todos los músculos y tendones que se utilizarán durante la práctica deportiva o actividad.

2- Descanso, recuperación y no sobrepasar nuestros límites físicos, especialmente para los atletas o las personas cuyo estilo de vida implica la actividad física extenuante. Asegúrese de dejar que los músculos descansen y se recuperen después de la actividad física pesada.

3- Estiramientos y fortalecimiento progresivo de los músculos de las caderas, la región glútea y la columna lumbar. Es el más importante. Cuando los músculos y los tendones son flexibles realizan un trabajo correcto y sin sobrecargas. Si los músculos y tendones están fuertes y tensos, pueden sobrecargarse, contractarse y lesionarse.

Lesiones de los isquiotibiales

La musculatura isquiotibial se localiza en la parte posterior del muslo.Está formada por tres músculos ( semitendinoso, semimembranoso y biceps crural ). Los dos primeros se originan en la parte anterior e interna de la tibia y el tercero en la cabeza del peroné. Permiten extender la cadera y flexionar la rodilla.

Los problemas de la musculatura isquiotibial ocurren fundamentalmente en la zona de inserción en la pelvis (isquion) y se relacionan con actividades deportivas de impacto como atletismo y deportes de carrera o sprint.

Lesiones isquiotibiales

Tendinitis de Isquiotibiales o Bursitis Isquiáticas: ¿qué es?

Las tendinitis son una de las causas más frecuentes de las lesiones de isquiotibiales.

Dada su relación con la sobrecarga deportiva suelen ser lesiones cronificadas y se relacionan con degeneración y microlesiones en los tendones o en la entesis de inserción pélvica.

Las alteraciones de la marcha e impacto por un entrenamiento inadecuado y el desequilibrio pélvico y lumbar están en relación con la aparición de este problema.

Las bursitis isquiáticas suponen la inflamación de uno de los amortiguadores o bursas localizados en la zona de inserción de los tendones. Suele aumentar el dolor ante posiciones de sedestación prolongada.

¿Cuáles son los síntomas de una lesión de isquiotibiales?

Los síntomas suelen centrarse en la tuberosidad isquiática y el dolor suele irradiar por la cara posterior del muslo. El dolor suele aumentar en los gestos de aceleración y desaceleración y al finalizar la actividad deportiva.

Cuando aparece dolor irradiado por la parte posterior del muslo, similar a un cuadro de ciática puede existir fibrosis o adherencias del semimembranoso y bíceps femoral en torno al nervio ciático;en estos casos hablamos del llamado “síndrome de isquiotibiales”

Los estudios de Ecografía o Resonancia no siempre son de utilidad en el diagnóstico. En ocasiones no encuentran lesiones anatómicas y otras veces se pueden visualizar microrroturas, acumulación de líquido en la bursa isquiática o presencia de calcificaciones en la tuberosidad isquiática.

Ejercicios y tratamiento de lesiones de isquiotibiales

Al igual que sucede con la artrosis de cadera, en este tipo de lesiones también es recomendable realizar ejercicios, aunque de forma más moderada. El tratamiento suele ser conservador mediante reposo funcional, terapia antiinflamatoria, ejercicios de bajo impacto y estiramientos de la zona isquiotibial. Igualmente será necesario instaurar un programa de re equilibrado muscular de pelvis y muslo, ejercicios excéntricos, así como una mejora en la actividad de impacto y reeducación de la marcha o apoyo mediante plantillas si existe una pronación excesiva.

En casos refractarios se puede plantear una infiltración ecoguiada de la bursa isquiática o tejidos peritendinosos, terapias de Ondas de Choque o incluso opciones quirúrgicas sobre todo en deportistas de alto nivel.

El estiramiento es fundamental para evitar la aparición de lesiones como el síndrome piramidal, tanto antes como después de la actividad deportiva, así como la terapia de estabilidad lumbar o CORE.

bursitis de cadera tratamiento

"Mi Compromiso es tu Salud y el Trabajo en Equipo. Intentaré explicarte qué es lo que te ocurre y trabajaremos juntos para resolver el problema. "


Pedir cita